Miércoles, 14 Marzo 2012 16:14

Pérdida de Audición por la Edad = “OIGO PERO NO ENTIENDO”

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

En la sociedad actual la pérdida de audición en la personas mayores se da más debido a la edad y al ruido intenso en el que vivimos cada día. Actualmente, la pérdida de audición por la edad se ha convertido en la tercera alteración crónica después de los trastornos de las articulaciones, del corazón y los vasos sanguíneos. Además, esta alteración tiene mucha importancia porque afortunadamente la esperanza de vida de nuestros mayores se ha prolongado y cada vez más los queremos participativos e incluidos en nuestra familia y no solo como observadores de la charla familiar sin que se enteren de lo que hablamos.

¿Sabías que la pérdida gradual y lenta de la audición ligada a la edad se llama PRESBIACUSIA?

abuelo familiaSe calcula que entre un 30 y 35 por ciento de adultos entre 65 y 75 años tiene Presbiacusia. Este porcentaje aumenta a un 40 o 50 por ciento cuando la persona tiene 75 años. Puede afectar a ambos sexos, pero tiene mayor incidencia y gravedad en los hombres.

La Presbiacusia se produce por un deterioro normal en el funcionamiento del Sistema Auditivo por el paso del tiempo. Suele comenzar a los 60 años pero en estos últimos años podemos observar que esta edad se ha adelantado a los 40 - 45 años aproximadamente y quizás la causa podría ser la gran exposición a ruidos a la que estamos sometidos en nuestra vida diaria.

Como suele ser un proceso muy lento es difícil darse cuenta que se va perdiendo audición. Esta progresiva disminución de la audición en la mayoría de los casos suele ir acompañada de un deterioro generalizado de las funciones cerebrales producto de la edad.

Esta pérdida lenta comienza por afectar a los tipos de sonido que utilizamos cuando hablamos (frecuencias medias o conversacionales) y también a los sonidos finos y agudos (frecuencias altas), y es por ello que a veces nuestros mayores nos dicen “oigo pero no entiendo” (oyen los sonidos de algunas letras pero en ocasiones no es suficiente para entender la palabra o la conversación si no hay un contexto conocido o claro); pueden incluso no oír el canto de los pajaritos o los timbres pero por contrapartida tener una buena audición para las sonidos graves (frecuencias bajas) como los sonidos de la calle o cuando arrastramos una silla. A veces estos sonidos, si son muy altos, incluso les llega a molestar, dicen que los “oyen muy fuerte”. Esto pasa porque la pérdida de audición que van experimentando va acompañada de una mayor sensibilidad para los ruidos fuertes (Hiperacusia).

Otra de las frases muy comunes es “el abuelo oye lo que quiere oír”; esto pasa porque en ocasiones si se le habla más lento o el tema le interesa y es conocido, fuerza más su atención para compensar la falta de audición de “algunos sonidos” del lenguaje, lo que le produce un mayor cansancio generalizado al final del día porque en situaciones comunicativas tiene que esforzarse el doble que los demás. A la larga, esta alteración en su comunicación puede modificar la vida con su familia y la sociedad en general ya que la persona mayor tiene que luchar con una indiferencia que se le irá generando hacia el mundo exterior (por el agotamiento en las situaciones comunicativas) y a la vez con una lenta y deficiente interpretación de los sonidos del lenguaje que hacen necesarias las repeticiones, hablar más alto o más lento o aumentar el volumen de la radio o tv.

Todas estas situaciones irán generando un desgaste entre las personas de su entorno más próximo que irá conduciendo a un deterioro progresivo en su comunicación con los demás, llevándolo a un aislamiento social, con serios riesgos de padecer depresión y una aceleración del deterioro cognitivo generalizado (pérdida de memoria, atención, concentración, etc.).

La Presbiacusia no es un riesgo para la vida de las personas mayores pero sí para su “calidad de vida” porque afecta fuertemente a la comunicación con sus seres queridos, tan importante y fundamental en esta etapa avanzada de la vida.

Por suerte, en la actualidad, existen muchas opciones para ayudar a las personas que padecen de Presbiacusia a mejorar su calidad de vida. Es importante que animes y acompañes a tu familiar a la consulta con el especialista para que tanto tú como tu familia y la persona afectada por esta alteración entiendan mejor el problema y así contribuir entre todos a su mejora en la comunicación en particular y su salud en general.

 

Si lo deseas, en la página de OIRyHABLAR encontrarás más información sobre la Presbiacusia en la sección de SALUD AUDITIVA.

Comparte esta información en tu red social

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Leer 12356 veces Modificado por última vez en Viernes, 15 Junio 2012 12:26
Erica Flieg

Erica Flieg, es nacida en Argentina y licenciada en Fonoaudiología por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), diplomada en Logopedia por el Ministerio de Educación de España, Máster en Lenguaje y Audición por la Universidad Autónoma de Barcelona (España), Audióloga Protésica por la Escuela Superior Antonio de Solís de Sevilla (España), y Speech Language Pathologist (SLP) por la University of the State of New York (Estados Unidos).


Cuenta con cerca de 20 años de experiencia en la detección, evaluación, diagnóstico, adaptación de audífonos y rehabilitación auditiva. Tiene, además experiencia en la rehabilitación del lenguaje en niños y adultos con audífono e implante coclear y diferentes patologías del lenguaje.


Ha ejercido como docente de cursos de formación dirigidos a profesionales del sector de la Audiología.


Actualmente desempeña su labor profesional en la ciudad de New York como SLP, en Intervención Temprana (EI - Early Intervention), con niños entre 0-3 años con diagnóstico de Autismo, y/o dentro del espectro Autista (ASD - Autism Spectrum Disorder). 


Email: erica.flieg@oiryhablar.com

Sitio Web: www.oiryhablar.com
OiryHablar.com © 2012                  Aviso Legal y Propiedad Intelectual