Erica Flieg

Erica Flieg

Erica Flieg, es nacida en Argentina y licenciada en Fonoaudiología por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), diplomada en Logopedia por el Ministerio de Educación de España, Máster en Lenguaje y Audición por la Universidad Autónoma de Barcelona (España), Audióloga Protésica por la Escuela Superior Antonio de Solís de Sevilla (España), y Speech Language Pathologist (SLP) por la University of the State of New York (Estados Unidos).


Cuenta con cerca de 20 años de experiencia en la detección, evaluación, diagnóstico, adaptación de audífonos y rehabilitación auditiva. Tiene, además experiencia en la rehabilitación del lenguaje en niños y adultos con audífono e implante coclear y diferentes patologías del lenguaje.


Ha ejercido como docente de cursos de formación dirigidos a profesionales del sector de la Audiología.


Actualmente desempeña su labor profesional en la ciudad de New York como SLP, en Intervención Temprana (EI - Early Intervention), con niños entre 0-3 años con diagnóstico de Autismo, y/o dentro del espectro Autista (ASD - Autism Spectrum Disorder). 


Email: erica.flieg@oiryhablar.com

URL del sitio web: http://www.oiryhablar.com
Martes, 30 Octubre 2012 19:39

El Lenguaje y la Vejez

¿Por qué cambia nuestro lenguaje cuando envejecemos?

“envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena”.

 

vejezEl proceso de envejecer es continuo, universal e irreversible. En este proceso las funciones de nuestro cuerpo se van deteriorando y vamos perdiendo nuestra capacidad de adaptación.

A medida que envejecemos nuestro cerebro va sufriendo cambios: las neuronas y sus conexiones van disminuyendo, y su trabajo se vuelve más lento. Es por esto que las funciones cerebrales como la Memoria, Atención, Concentración y Lenguaje se enlentecen y pierden eficiencia.

Con el envejecimiento se produce, por un lado, un deterioro sensorial en los diferentes sentidos donde la pérdida de audición es la más común y debido a esto pueden tener dificultades de comprensión del lenguaje afectando a la comunicación.

Por el otro lado, debido al deterioro cognitivo la persona mayor tiene alterada la capacidad de procesar la información y como consecuencia se afecta la memoria operativa (memoria de trabajo) y la capacidad de atención. Esto también afectará la comprensión, el mantenimiento de una conversación, la producción de oraciones complejas, etc.

De todas las funciones cerebrales el LENGUAJE es la más relevante y compleja, y en las personas mayores tiene unas características particulares “asociadas a la edad”:

  • A nivel Expresivo, la dificultad más común en el lenguaje de las personas mayores es poder encontrar la palabra adecuada aunque la conozca, este fenómeno se conoce como “la punta de la lengua”. Esto lo lleva a hablar más lento, hacer más pausas, a dar vueltas en el tema para intentar compensar esa dificultad y es por esto que les cuesta más elaborar un discurso.
  • A nivel Comprensivo, la mayor dificultad es comprender discursos complejos tanto en sentido y significado como si son frases complejas.

La mejor manera de enfrentarnos a este deterioro natural de nuestro cerebro es “entrenándolo”. Es importante ser conscientes de que nuestro cerebro está en constante evolución y que va respondiendo de acuerdo a la estimulación que el medio le va presentando. Todo cerebro que no se “utiliza” o “entrena” comienza a debilitarse y a estar menos eficiente.


¿Cómo podemos darnos cuenta si algún familiar tiene alteraciones en su lenguaje?

Características que nos pueden alertar:

    • Dificultad para comprender frases sencillas.
    • Cambia o inventa palabras cotidianas.
    • Realiza frases cortas, omite artículos o preposiciones.
    • No conjuga los verbos al hablar.
    • Tiene dificultades para articular los sonidos.
    • No puede repetir palabras o frases. 

¿Qué se puede hacer?

  1. Estimular a través de diferentes ejercicios las funciones cognitivas: memoria, atención, concentración, etc. y así mejorar el lenguaje. 
  2. Estimulación específica del lenguaje que en ocasiones puede revertir completamente las alteraciones del lenguaje y en otras retardar la aparición de nuevos síntomas. Este trabajo le ayudará a tener una comunicación funcional con su entorno.

En cualquiera de los casos siempre que se sospecha que algún familiar puede comenzar con algún síntoma de alteración del lenguaje es conveniente consultar con un Neurólogo o especialista del lenguaje.

 

Artículos consultados:

“El lenguaje en los adultos”. Fonoaudióloga Tamara Allende.

“Lenguaje y Envejecimiento”. Fonoaudiólogo Nelson Saá B.

 

Fuentes imágenes:
www.anobium.es
www.betocammpos.wordpress.com


Comparte esta información en tu red social

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

La capacidad de comunicarnos a través del Habla y/o Lenguaje es lo que nos define como seres humanos.

nino-habla
Todas las actividades que realiza tu niño van acompañadas de sonidos del lenguaje; va adquiriendo el habla de forma rápida, natural y aparentemente sin ningún esfuerzo. Pero la realidad es que tu niño “trabaja” muy duro para aprenderlo. Los adultos podríamos compararlo con la situación que vivimos cuando queremos expresarnos en otro idioma, no nos resulta nada fácil…

Para que puedas valorar correctamente la evolución de su lenguaje es importante que conozcas los aspectos fundamentales para su adquisición:

1. Maduración y ritmo adecuado de mecanismos neurológicos y fisiológicos que controlan el lenguaje:

  • Función respiratoria: necesidad de respirar correctamente.
  • Función auditiva: audición y discriminación de los sonidos.
  • Función fonadora: emisión de sonidos y ruidos, el más primitivo es el llanto, al que le siguen otros que dan acceso al habla.
  • Función articulatoria: el niño desde muy pequeño emite y articula sonidos; es por aprobación y repetición de aquellos que más se parecen a los de nuestro idioma como unos los mantiene y otros los elimina.

2. Además, es muy importante la estimulación del ambiente, el entorno en el que se encuentra tu niño ya que irá aprendiendo gracias al intercambio que realiza contigo y los demás adultos que están cerca. Es por esto que los adultos cuando nos dirigimos a los niños durante sus primeros años modificamos nuestra forma de expresarnos:

  • Hablamos más despacio, con más pausas y estas son más largas.
  • Subimos el tono de voz  empleando un tono más agudo.
  • Cuidamos la pronunciación.
  • Hacemos más expresiva la entonación.

  • Utilizamos enunciados más cortos y más simples.
  • Repetimos con frecuencia parte o todo el enunciado.
  • Empleamos un número limitado de palabras y utilizamos mucho los sinónimos.
  • Hacemos constantes referencias al contexto, indicando o utilizando objetos concretos.
  • Utilizamos más gestos y mímica.

No olvides que tu niño no aprenderá repitiendo las palabras que los adultos le decimos constantemente sino que aprenderá en primer lugar las que le ayuden a resolver sus problemas y cubrir sus necesidades.

Los adultos interpretamos las “palabras” que dice el niño en función del contexto (entorno) donde se produce.

Para que tu niño consiga desarrollar su lenguaje, es muy importante la interrelación de los dos factores anteriores: la correcta capacidad de las funciones para utilizar el lenguaje y las posibilidades de un medio con los estímulos adecuados.

Aún así, cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje por lo que el lenguaje no se desarrolla de forma idéntica en todos los niños.


Fuente consultada: http://cprcalat.educa.aragon.es/evolucion_del_lenguaje_oral.htm

Comparte esta información en tu red social

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Lunes, 04 Junio 2012 12:53

¿Ruido en tus oídos o en tu cabeza?

Los ruidos que se oyen en los oídos o en la cabeza sin que exista algo externo que los genere se llaman Tinnitus.

ruido cabeza2Tinnitus viene del latín y significa el “resonar de una campana”, también es conocido como Acúfeno, pitido o zumbido. A veces, es parecido al sonido del escape de un automóvil, una catarata, una concha marina, silbido, rugido, radio mal sintonizada, grillo, etc.

Tal vez en alguna ocasión has notado ruido en tus oídos, o quizás sabes de un amigo o familiar que lo haya padecido ya que es bastante común experimentarlo alguna vez de forma temporal. A veces desaparece pero si no es así, puede ocasionar pérdida de concentración o insomnio o angustia. Además no tiene edad puede darse en niños o en personas mayores.

Se calcula que un 20 % de la población mundial padece Tinnitus. Sólo en los Estados Unidos por ejemplo, unos 50 millones de norteamericanos lo padecen, de los cuales 12 millones lo tienen en un grado severo como para buscar ayuda médica. Otros estudios hablan de que un 30% de los niños dicen haberlo sufrido en algún momento.

En las consultas de los especialistas, es habitual que las personas se quejen de Tinnitus y en las pruebas audiológicas que realizamos, detectamos que la persona tiene una pérdida de audición; en muchos casos aunque la pérdida de audición no sea muy marcada y no afecte a la comunicación con otras personas sí hace que oiga ese ruido de forma más exagerada. Debes saber además que se puede padecer de Tinnitus sin tener pérdida de audición.

Son muchas las causas que lo pueden provocar, en general la mayoría de los trastornos auditivos pueden ocasionar Tinnitus: presencia de cuerpos extraños o cera en el oído, golpes o perforación del Tímpano, infecciones de los oídos (Otitis), tumores, etc.

Dentro de las causas más comunes de Tinnitus y pérdida de audición está la exposición a ruidos muy fuertes, por ejemplo en trabajos ruidosos como los realizados por los pilotos, carpinteros o industriales, las actividades de ocio como la práctica de tiro, la asistencia a carreras de coches o motos, discotecas, conciertos, cine, uso de reproductores de música (MP3 o Ipod) a muy alto volumen. Hay músicos que sufren Tinnitus, algunos de ellos conocidos, como Bono, Eric Clapton o Sting; esto es debido a que han pasado muchas horas cerca de altavoces muy potentes y con sonido muy fuerte; incluso una única exposición a un ruido muy fuerte como una explosión, un tiro cerca del oído o fuegos artificiales, pueden generarlo.

En la realidad que vivimos, se dan diferentes circunstancias que influyen en la aparición de Tinnitus: el aumento de ruido en las grandes ciudades a causa del tráfico, maquinaria de construcción, etc., los jóvenes que utilizan reproductores de música a niveles muy altos y frecuentan discotecas, y también es una realidad el aumento de la esperanza de vida de las personas lo que hace que por el paso del tiempo el oído esté más deteriorado.

Es importante que sepas que el efecto dañino del ruido en el oído es acumulativo en el tiempo y sin dolor, por eso es tan importante usar protectores auditivos o tapones en presencia de ruido muy fuerte.

ruido cabeza1Existen causas de Tinnitus no asociadas directamente con el oído, como un golpe en la cabeza, problemas en el cuello (trastornos cervicales) o problemas en la mordida o masticación (la mandíbula), enfermedades cardiovasculares, alergias, tumores en la cabeza, presión arterial alta o baja, etc. Además existen medicamentos (más de 200) que tienen como efecto secundario, el Tinnitus. Puede ser que esta molestia aparezca al mover la cabeza o el cuerpo, realizando un esfuerzo físico, con variaciones de la presión atmosférica (en avión o carretera), incluso el estrés puede influir de forma directa o indirecta en este problema. El Tinnitus puede ser permanente, puede variar en el día, en horas o variar el volumen e incluso el tipo de sonido (pasar de pitido a cascada de agua, por ejemplo).

Es importante que consultes a tu médico cuando el Tinnitus sea persistente, de causa desconocida, si afecta a tu vida diaria o si el sonido que oyes está acompañado de mareos, dolor de oídos, cansancio o pérdida o variación de la audición. El especialista te ayudará para saber cuáles son las mejores medidas a seguir.

En nuestra página puedes encontrar más información sobre los tratamientos que existen y pautas de cómo puedes mejorar tu calidad de vida si tienes Tinnitus, y si no lo padeces algunos consejos para intentar evitarlo.

Fuente imágenes: www.conciencianatural.com        www.ansiedad.net

Comparte esta información en tu red social

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

En la sociedad actual la pérdida de audición en la personas mayores se da más debido a la edad y al ruido intenso en el que vivimos cada día. Actualmente, la pérdida de audición por la edad se ha convertido en la tercera alteración crónica después de los trastornos de las articulaciones, del corazón y los vasos sanguíneos. Además, esta alteración tiene mucha importancia porque afortunadamente la esperanza de vida de nuestros mayores se ha prolongado y cada vez más los queremos participativos e incluidos en nuestra familia y no solo como observadores de la charla familiar sin que se enteren de lo que hablamos.

¿Sabías que la pérdida gradual y lenta de la audición ligada a la edad se llama PRESBIACUSIA?

abuelo familiaSe calcula que entre un 30 y 35 por ciento de adultos entre 65 y 75 años tiene Presbiacusia. Este porcentaje aumenta a un 40 o 50 por ciento cuando la persona tiene 75 años. Puede afectar a ambos sexos, pero tiene mayor incidencia y gravedad en los hombres.

La Presbiacusia se produce por un deterioro normal en el funcionamiento del Sistema Auditivo por el paso del tiempo. Suele comenzar a los 60 años pero en estos últimos años podemos observar que esta edad se ha adelantado a los 40 - 45 años aproximadamente y quizás la causa podría ser la gran exposición a ruidos a la que estamos sometidos en nuestra vida diaria.

Como suele ser un proceso muy lento es difícil darse cuenta que se va perdiendo audición. Esta progresiva disminución de la audición en la mayoría de los casos suele ir acompañada de un deterioro generalizado de las funciones cerebrales producto de la edad.

Esta pérdida lenta comienza por afectar a los tipos de sonido que utilizamos cuando hablamos (frecuencias medias o conversacionales) y también a los sonidos finos y agudos (frecuencias altas), y es por ello que a veces nuestros mayores nos dicen “oigo pero no entiendo” (oyen los sonidos de algunas letras pero en ocasiones no es suficiente para entender la palabra o la conversación si no hay un contexto conocido o claro); pueden incluso no oír el canto de los pajaritos o los timbres pero por contrapartida tener una buena audición para las sonidos graves (frecuencias bajas) como los sonidos de la calle o cuando arrastramos una silla. A veces estos sonidos, si son muy altos, incluso les llega a molestar, dicen que los “oyen muy fuerte”. Esto pasa porque la pérdida de audición que van experimentando va acompañada de una mayor sensibilidad para los ruidos fuertes (Hiperacusia).

Otra de las frases muy comunes es “el abuelo oye lo que quiere oír”; esto pasa porque en ocasiones si se le habla más lento o el tema le interesa y es conocido, fuerza más su atención para compensar la falta de audición de “algunos sonidos” del lenguaje, lo que le produce un mayor cansancio generalizado al final del día porque en situaciones comunicativas tiene que esforzarse el doble que los demás. A la larga, esta alteración en su comunicación puede modificar la vida con su familia y la sociedad en general ya que la persona mayor tiene que luchar con una indiferencia que se le irá generando hacia el mundo exterior (por el agotamiento en las situaciones comunicativas) y a la vez con una lenta y deficiente interpretación de los sonidos del lenguaje que hacen necesarias las repeticiones, hablar más alto o más lento o aumentar el volumen de la radio o tv.

Todas estas situaciones irán generando un desgaste entre las personas de su entorno más próximo que irá conduciendo a un deterioro progresivo en su comunicación con los demás, llevándolo a un aislamiento social, con serios riesgos de padecer depresión y una aceleración del deterioro cognitivo generalizado (pérdida de memoria, atención, concentración, etc.).

La Presbiacusia no es un riesgo para la vida de las personas mayores pero sí para su “calidad de vida” porque afecta fuertemente a la comunicación con sus seres queridos, tan importante y fundamental en esta etapa avanzada de la vida.

Por suerte, en la actualidad, existen muchas opciones para ayudar a las personas que padecen de Presbiacusia a mejorar su calidad de vida. Es importante que animes y acompañes a tu familiar a la consulta con el especialista para que tanto tú como tu familia y la persona afectada por esta alteración entiendan mejor el problema y así contribuir entre todos a su mejora en la comunicación en particular y su salud en general.

 

Si lo deseas, en la página de OIRyHABLAR encontrarás más información sobre la Presbiacusia en la sección de SALUD AUDITIVA.

Comparte esta información en tu red social

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
OiryHablar.com © 2012                  Aviso Legal y Propiedad Intelectual